En este post os voy a explicar todo lo que he hecho en un día entero de escala en Budapest y veréis cómo realmente se puede aprovechar un día en la capital de Hungría. Aunque haya decidido evitar entrar en sitios como el Parlamento o la Sinagoga debido al presupuesto y a mi poco tiempo, os puedo decir que igualmente ha merecido la pena ya que hay un montón de sitios para disfrutar en esta preciosa ciudad. !Comenzamos!

 

ESTACIÓN DE BUDAPEST NYUGATI

Los que me leéis sabéis que soy un apasionado de los trenes y realmente no podía irme de Hungría sin visitar una de las tres estaciones de Budapest, junto a las de Keleti e Déli. Cada estación recibe y envía trenes hacia distintos destinos, agrupados por zonas. Por ejemplo la estación de Nyugati recibe trenes de Praga, Bratislava o Esztergom, mientras que desde la estación de Keleti salen trenes hacia Rumanía y los Balcanes. Si os gusta Misión Imposible no podéis perderos la estación de Nyugati, ya que allí se rodó una parte de la película Protocolo Fantasma. Me gustó ver el tren checo que había parado y la estación por dentro es realmente bonita.

 

PUENTE DE LAS CADENAS

No os lo podéis perder. Es el puente más céntrico y queriéndolo o no acabaréis cruzándolo alguna vez. Une las ciudades de Buda, al oeste del Danubio, y Pest, al este. El puente antiguo fue terminado el año 1849, pero fue dinamitado por los nazis mientras se retiraban, ya que los soviéticos cada vez estaban más encima suyo. Los muy tontos se cargaron los cuatro puentes que había en Budapest. El puente actual data de 1949. Es el puente más turístico sin lugar a dudas y está repleto de chinos, taiwaneses y japoneses haciendo fotos. Desde las colinas de Buda se puede ver el puente muy bien.

 

LOS KÜRTŐSKALÁCS

Nunca había oído hablar de estos pasteles húngaros originarios de Transilvania, tierra que visitamos con Aina el octubre pasado y cuya experiencia podéis leer aquí. Lo leí hace nada y realmente me he interesado por probarlo, ya que no son nada caros. Mientras volvía de los Baños Király me he encontrado con una parada callejera de Kürtőskalács y me he comprado uno de canela. Me ha costado 300 florines, que son 1 € aproximadamente al cambio actual. Es un pastel muy tierno y sobre todo dulce que merece mucho la pena probar. Los hay también de vainilla, limón u otros sabores.

 

LOS BAÑOS KIRÁLY

Este ha sido el plato fuerte sin duda del día, ya que soy un gran aficionado de los baños termales. Budapest es mundialmente conocida por ellos y el más famoso se llama Szécheny. Lo malo es que famoso significa caro, lleno y turístico, así que he decidido pensar con la cabeza y meterme en unos baños más húngaros, baratos y céntricos. Esos baños se llaman Király y la entrada para un día cuesta unos 2.500 florines por adulto y 1.900 si eres estudiante. No llega a los 10 euros. Son entre 6 y 8 euros en comparación con los 20 € que cuestan los baños Szécheny. Tiene dos partes, una exterior compuesta por un jardín con jacuzzi y otra interior compuesta por una gran piscina caliente, rodeada de piscinas y saunas. Me ha gustado mucho ir y me he quedado muy a gusto. Espero no dormirme y perder el avión. Este es uno de los sitios a los que quería ir sí o sí, así que he optado por afrontar el coste de la entrada. 

Disculpad la calidad, pero está hecha con el móvil en un lugar con poca luz y mucho vapor

 

EL PARLAMENTO HÚNGARO

El Parlamento Húngaro es sin duda uno de los edificios más bonitos que he visto. Fue terminado en 1904 y es una maravilla arquitectónica que podría ser perfectamente una maravilla del mundo moderno. Yace en paralelo al Danubio así que la estampa de la cual forma parte es realmente bonita. Os recomiendo verlo desde Buda, la parte oeste de la ciudad, desde el otro lado del río. Anteriormente visitarlo era gratuito para los ciudadanos de la Unión Europea pero actualmente hay que pagar. Los ciudadanos que no son parte de la Unión pagan 5.800 florines (18 euros) mientras que los comunitarios tienen un descuento que transforma la tarifa en 2.200 florines (7 euros). Yo he optado por no entrar ya que mi presupuesto estos días es muy reducido y he preferido recorrer los exteriores de la ciudad, como os he dicho antes.

 

EL HALÁSZBÁSTYA 

El Bastión de los Pescadores o el Bastión del Turismo Masificado, según lo he apodado yo, es una pequeña edificación de color blanco desde la que se pueden ver unas vistas preciosas de Buda y Pest. Desgraciadamente es un lugar absorbido por la industria turística y sin lugar a duda una parada obligatoria de todos los tours / rebaños de ovejas. Está exageradamente masificado. El Bastión de los Pescadores se encuentra en medio del casco antiguo de Budapest, en las colinas de Buda y justo al lado de la Iglesia Matthias, de la cual os voy a hablar a continuación. Si queréis ver unas vistas bien chulas, es de visita obligatoria. Para entrar en el Bastión hay que pagar pero yo lo veo una tontería ya que las vistas se pueden ver de forma gratuita. 

 

LA IGLESIA MATTHIAS Y SU PRECIOSO TEJADO

Como os acabo de decir, la Iglesia Matthias se encuentra justo al lado del Bastión de los Pescadores, en las colinas de Buda. Originariamente es una iglesia del siglo XI y construida en estilo románico, pero posteriormente, en el siglo XV, fue transformada al gótico. Fue reformada en el siglo XIX. Lo que más llama la atención de esta iglesia es su increíble tejado. Es un tejado muy colorido con muchos detalles que realmente impresiona como lo que más. Mayoritariamente es de color marrón claro pero hay detalles de rojo, negro, e incluso verde. Para entrar a la iglesia, desgraciadamente, hay que pagar. El hecho de que haya que pagar para entrar a un templo religioso me parece absurdo y es por eso que no he hecho ni el esfuerzo de contemplar una posible entrada a la iglesia.

 

LA GRAN SINAGOGA DE BUDAPEST

La Gran Sinagoga de Budapest se encuentra en la calle Dohány, en el que era anteriormente el barrio judío. Es la segunda sinagoga más grande del mundo y fue un referente arquitectónico en la época ya que a partir de su construcción muchas otras sinagogas copiaron su fachada. Para entrar a la sinagoga hay que pagar unos 3000 florines (10 €). Yo, como os he comentado, he evitado pagar entradas en la mayoría de sitios como este por el presupuesto que tengo, ya que a finales de agosto me voy con Aina a los Balcanes y tengo que ahorrar. Sin embargo, si os lo podéis permitir, entrad, ya que por las fotos que he visto, por dentro es una maravilla. Justo al lado se encuentran el Museo Judío y un pequeño cementerio en el que yacen los cuerpos de muchos judíos que fueron asesinados durante el Holocausto, y es que hay que recordar que el barrio judío de Budapest fue convertido en un gueto durante la ocupación nazi de Hungría. Además, en el exterior, se encuentra el Árbol de la Vida, un árbol que tiene escrito en cada hoja el nombre de un judío asesinado durante el Holocausto.

 

LA ARQUITECTURA DE BUDAPEST

Budapest es una ciudad que no te deja indiferente en lo que a arquitectura se refiere. Al ser una ciudad con mucha historia en ella podemos ver plasmados muchos estilos arquitectónicos. Se pueden encontrar edificios góticos, de estilo art nouveau e incluso de estilo arquitectónico socialista. Da mucho gusto andar por Budapest y estar rodeado siempre de edificios bonitos. 

EL METRO DE BUDAPEST

Siempre que voy a una ciudad me gusta probar el sistema de metro (si lo hay), y Budapest no iba a ser diferente. Me subí en las líneas amarilla (1) y roja (2). Algunas paradas de la línea amarilla me han encantado ya que el estilo de los andenes tiene un toque vintage muy chulo, en plan primeros años del siglo XX. El precio de un billete sencillo es de 350 florines, mientras que un bloque de 10 billetes cuesta 3000.

 

LOS TRANVÍAS

Acabamos de ver el metro, sí, pero es que en Budapest los tranvías son aún más increíbles y sin duda son una parte esencial de Budapest. ¿Os imagináis Budapest sin sus preciosos tranvías antiguos de color amarillo? Yo la verdad es que no. Me gusta mucho el hecho de ir caminando por la ciudad y ver las diferentes líneas de tranvías pasar por tu lado. Se pueden ver varios tipos de tranvías, los antiguos y los modernos, que poco a poco van introduciendo para sustituir a los tranvías más abuelos. Como curiosidad deciros que el sistema de tranvías fue inaugurado en 1866 y es uno de los más largos de todo el planeta. Los precios son los mismos que os he comentado en el apartado del metro.

 

EL MERCADO CENTRAL DE BUDAPEST

El Mercado Central de Budapest es un lugar en el que encontrarás una parte súper turística y otra parte que no lo es tanto. En la parte superior del mercado hay un montón de tiendas de souvenirs y paradas de comida tradicional húngara a precios turísticos. Para pasear, si no está muy concurrido, es un sitio chulo para todos esos que sois frikis de los souvenirs como yo. En la parte de abajo del mercado hay lo que se espera de él, un mercado. En este mercado se vende mayoritariamente carne y fruta. Desgraciadamente aunque no esté tan plagada como la parte de arriba, la parte de abajo también es objeto de visita de los turistas, aunque realmente aún quedan bastantes locales que vienen a comprar, así que no es un lugar completamente comercializado para los turistas.

 

LA CASA DEL PRESIDENTE HÚNGARO: EL PALACIO SÁNDOR

El Palacio Sándor es la ‘’Casa Blanca’’ de Hungría, es decir, el sitio en el que vive el presidente de Hungría. Lo mejor de este sitio son sin duda los dos guardias que hay en el exterior y sus casetas de madera con la Bandera de Hungría. Los pobres guardias tienen que aguantar a los turistas haciéndose fotos con ellos mientras aguantan un calor abrasador, pero supongo (y espero) que ya están preparados para esto. El Palacio Sándor lo encontramos en la colina de Buda, entre el Bastión de los Pescadores y el Castillo de Budapest. Justo al lado del palacio es donde llega el Funicular de Budapest, que estaba cerrado cuando yo pasé por allí.

Aquí termina mi post sobre cómo aprovechar una escala en Budapest de un día. Os digo por experiencia que es un recorrido que se puede hacer perfectamente y que incluso, si os lo podéis permitir, tendríais tiempo de entrar en algunos lugares que realmente merecen la pena como el Parlamento o bien la Gran Sinagoga. Yo tuve mis motivos para no entrar, pero la próxima vez que venga, entraré. Sin lugar a dudas volveré a Budapest y la exploraré aún más a fondo, aunque he de reconocer que la he explorado al máximo durante el día que he estado. Me hubiese gustado ir a otros sitios como algún ruin bar, el Cementerio Kerepesi o al mismo Miniversum Budapest, una maqueta de trenes muy grande, cerca de la parada de metro Astoria.