Europa necesita más capitales como Chișinău, ciudades en las que aprendes en lugar de irte de vacaciones, ciudades en las que ves cómo es el día a día y cómo de dura puede llegar a ser la vida, dejándote a merced de un sueldo medio de 200 euros al mes. Chișinău es una capital que ha visto cómo sus habitantes la han dejado para ir a buscar una vida mejor, un lugar en el que no encontrarás casi ningún Top 10 de cosas que puedes hacer ni ningún autobús turístico. Podemos ser claros, sí, Chișinău es una ciudad en la que no encontrarás muchas cosas que hacer a ojos de un turista, pero sin lugar a dudas, es uno de los sitios donde más he podido ver cómo es la vida real, algo que busco siempre en los sitios a los que viajo. Os dejo con las 33 fotos, que espero os puedan enseñar y explicar qué es Chișinău y cómo puede ser una ciudad tan auténtica sin tener ninguna Torre Eiffel.

Estadio Zimbru durante el Moldavia vs Luxemburgo

1. Estadio Zimbru. Tuve el placer de ver un partido de fútbol de la UEFA Nations League entre dos poderosas potencias del fútbol, Moldavia y Luxemburgo (nótese la ironía, por favor). Me encanta el estadio, es un perfecto reflejo del paisaje de Chișinău: bloques de pisos de la época comunista por doquier.

Jugador de la selección moldava de fútbol

2. El balón entre ceja y ceja. Jugador de la selección moldava bien abrigado, y es que hacía un frío que pelaba. La temperatura era de menos de 0 grados, en noviembre, algo que es inusual según me han contado los locales.

Quiosco en Chișinău

3. Un quiosco de Chișinău Lo que equivaldría a un estanco en España. He de deciros pero que he observado que la venta de periódicos no es algo común en Moldavia, al menos no como en otros países. El tabaco es extremadamente barato, siendo el precio medio de alrededor de un euro. Por suerte yo no fumo, ya que sino me hubiera comprado mil paquetes.

Vendedor de miel en las calles de Chisinau

4. Vendedor de miel a domicilio. No me gusta la miel, pero soy de esos que adoran su color y su textura. Al parecer la miel que vende el propietario de esta furgoneta es 100% moldava.

Bloques de pisos en Chisinau

5. En venta. La situación económica y social de Moldavia es desesperante, pues es el país más pobre de toda Europa y el que menos visitantes recibe. Un tercio de la población se encuentra fuera del país, trabajando en sitios como Italia, en donde se cobra mucho mejor. La pensión de un jubilado es de 50 €. No hace falta decir nada más, como decía Bernd Schuster.

Colorido en Chisinau

6. Un poco de color nunca viene mal. Chișinău es realmente una ciudad gris, para qué nos vamos a engañar. Durante la semana que he estado en Moldavia, he intentado buscarle partes más coloridas y este mural de la marca ”Visit Moldova” es de lo poco que he podido encontrar. Es cierto también que el tiempo de noviembre no ayuda, pero los edificios que se ven no es que sean muy coloridos.

Bilingüismo en Chisinau

7. Bilingüismo. Otra de las realidades de Moldavia es el hecho de que se encuentra entre dos bloques bastante opuestos: la influencia europea de Rumanía y la influencia de Rusia. En Chișinău se habla tanto el moldavo (parecido al rumano pero con alguna influencia rusa) como el ruso. En Chișinău verás escritas ambas lenguas sin que sea ninguna la que predomine mucho sobre la otra.

Parada de trolebús en Chisinau

8. Esperando el trolebús. En Chișinău el método de transporte por excelencia es el trolebús, que te deja incluso hasta el aeropuerto, a más de 10 km de distancia de la ciudad. ”Te iubesc Moldova” significa ”Te quiero Moldavia”.

Teatro Mihai Eminescu

9. Trolebús delante del Teatro Nacional Mihai Eminescu. El precio de los trolebuses es el más barato que he encontrado hasta la fecha para un medio de transporte. Un viaje cuesta 2 lei (10 céntimos de euro), los cuales se tienen que pagar al revisor que va dando vueltas con el rollo de billetes dentro del mismo. De este modo, al conductor ni se le molesta. En Chișinău no hay ni metro ni tranvía.

Mercadillo en el bulevar Stefan Cel Mare, Chisinau

10. Souvenirs en Stefan Cel Mare. En el bulevar más concurrido de la ciudad, una de las arterias de Chișinău, hay uno de los pocos lugares en los que se pueden encontrar los típicos souvenirs que me llevo de cada país (un pin y una bandera). Además, si os mola el coleccionismo militar, tienen algunas cosas interesantes de la época soviética de Moldavia. El mercadillo está justo al lado del Teatro Nacional Mihai Eminescu, en una pequeña plaza.

Mercadillo del bulevar Stefan Cel Mare, Chisinau

11. Un mercadillo en estado puro. Así es como definiría al pequeño rastro del bulevar Stefan Cel Mare. Venden incluso iconos religiosos.

Iglesia de la Transfiguración de Chisinau

12. Las iglesias ortodoxas son una de mis debilidades. El día que encontréis una que no os deje boquiabiertos, decídmelo. Esta iglesia es la Iglesia de la Transfiguración. Está cerca del centro.

Monasterio de Ciuflea, Chisinau

13. El Monasterio de Ciuflea, la joya escondida de Chișinău. En Moldavia es difícil encontrar algún templo religioso que no sea una iglesia ortodoxa, ya que el 96% de la población se define como seguidora de esta doctrina.

Piata Centrala, el mercado de Chisinau

14. Piaţa Centrală, lo mejor de Chișinău. Un mercado al aire libre y también cerrado en el que podréis encontrar todo tipo de cosas: pescado, carne, vegetales, electrónica, reparación de llaves, ropa, etc. Es muy grande y he de deciros que perderse en él es una de las mejores cosas que puedes hacer en la capital moldava.

Mercado de pescado en Chisinau

15. Salvajemente auténtico. El mercado de pescado dentro de la Piaţa Centrală es de lo mejor que he visto viajando. Es increíble. Eso sí, si sois muy pro-PACMA no vengáis a ver esta parte.

Mercado de fruta fresca en Chisinau

16. La fruta también apetece. Los melones son algo que se come mucho en los antiguos países de la Unión Soviética, y no son precisamente caros.

Casa de cambio de divisas en Chisinau

17. Una vida entre casas y tasas de cambio. Esto es lo que ven los habitantes de Chișinău en casi cada calle, puesto que los negocios de cambio de dinero son algo muy común. Las monedas que más se encuentran entre las casas de cambio de Chișinău son la hryvnia ucraniana, el lei rumano y el rublo ruso (más allá de las típicas euro y dólar estadounidense). Esta casa de cambio necesita una lección de geografía, puesto que en este cartel la bandera rusa está mal dibujada. Todo bien mientras Putin no se dé cuenta.

El hotel National, abandonado en Chisinau

18. El Hotel Național. Un hotel construido durante la época soviética para dar cabida a los turistas que viajaban dentro de la URSS, ya que recordemos que el turismo extranjero era casi nulo. Actualmente está abandonado y se está planeando desde hace años que se convierta en un 5 estrellas, pero es algo que veo muy chungo. Está justo delante de la plaza de las Naciones Unidas, cerca del Hotel Chișinău y del Monasterio Ciuflea.

Hotel Chisinau

19. Hotel Chișinău. Me encanta el letrero del hotel, me recuerda a algunos edificios de los años 50 que hay en Madrid o Valencia actualmente. Es un hotel de los de la vieja escuela, al menos visto desde fuera. Si os fijáis, arriba del todo de la punta, tiene una estrella que data del socialismo.

El paso subterráneo bajo la plaza de las Naciones Unidas en Chisinau

20. Laberinto a oscuras. Este cruce es una de las cosas más surrealistas que he visto nunca, es un cruce subterráneo con varias salidas que cruza la plaza de las Naciones Unidas y que no tiene ningún tipo de luz, es decir, no ves absolutamente NADA y lo hueles absolutamente todo. Es como un túnel del terror de lo más barriobajero que podéis encontrar. Mola probarlo pero, y no es precisamente pequeño. En algunos tramos no se ve la salida.

Matrícula de Moldavia

21. Matrícula moldava. Me gusta porque tiene la bandera en lugar de tener las típicas estrellitas europeas. Es de esas matrículas que se acostumbran a ver en los países que quieren ser en un futuro parte de la Unión Europea ya que imitan exactamente toda la matrícula exceptuando las estrellas, que sólo las pueden llevar los estados miembros. Me he pasado por el forro el hecho de que sea ilegal colgar una foto de una matrícula por un simple hecho: esta matrícula la puedes ver por la calle también y está a la vista de todos.

Puestos de venta de oro en Chisinau

22. Tiendas AUR en todos lados. Las tiendas de compraventa de oro y demás son también muy comunes en Chisinau. De alguna forma tienen que ganarse la vida en un país tan mermado económicamente.

Museo Militar de Chisinau

23. Museo Militar de Chișinău. Un lugar bastante interesante, al menos por fuera. No entré porqué tampoco es que se indique muy bien la entrada ni si está abierto o cerrado. Si vuelvo un día intentaré entrar.

Perro perdido en las calles de Chisinau

24. Los perros también se pierden en Chișinău. Espero por el bien del animal que lo hayan encontrado, ya que el frío que hace en la calle está siendo tremendo esta temporada de finales de otoño. Su nombre es Luna.

El restaurante Andy's Pizza de Chisinau

25. El Andy’s Pizza. Si queréis comer algo caliente, y lo más importante, en un sitio caliente, el Andy’s es la solución. Los precios son caros por ser Moldavia pero baratos para una cartera occidental (80 leu moldavos – 4 euros una pizza bastante grande). Son una franquicia bastante presente en Chișinău e incluso en Tiraspol. También hay algo de comida local.

Parlamento de Moldavia entre la nieve

26. El parlamento de Moldavia. Recordemos que Chișinău es una capital y por consiguiente alberga muchos edificios guvernamentales y administrativos. Como curiosidad, hace relativamente poco, Moldavia estuvo tres años sin presidente, algo que también saben en Bélgica de memoria.

Museo de Historia de Moldavia

27. El Museo de Historia de Moldavia. Prometo también entrar la próxima vez que vuelva. Tengo una cuenta pendiente con los museos de este país.

Pegatina en favor de la unión entre Moldavia y Rumanía

28. Pegatina en favor de la unión entre Rumanía y Moldavia. Creo que en 10 años es lo que vamos a tener. Además, también creo que Transnistria (una de las regiones pro-rusas de Moldavia, junto con Gagauzia) será parte de Rusia.

Carta en la calle de Chisinau

29. Cartas desde Chișinău. Y así como nada me encontré esto por la calle. No tengo ni la menor idea de qué es lo que hay escrito, puesto que está escrito en ruso. ¿Será una carta de amor, una carta de protesta, una oferta de trabajo…?

Gas en Chisinau

30. La omnipresente pintura roja y amarilla. Esto que véis aquí está en muchas de las farolas o postes de cemento de Chișinău. Creo que es algo relacionado con el gas, pero no sé hasta qué punto.

Arco de triumfo de Chisinau

31. Arcul de triumf. No sé porqué pero está en casi todas las postales de Chișinău y no es ni desde lejos lo más bonito de la ciudad.

Tapok Hostel, Chisinau

32. El Tapok Hostel. Aquí es donde he dormido en Chișinău y donde he podido conocer muchas personas increíbles que han hecho que este viaje sea algo más que especial. El precio es de 120 leu por noche (6 euros) en un dormitorio de 8 camas. Es muy acogedor por dentro y está al lado del centro.

Gobierno de Moldavia, Chisinau

33. Gracias Chisinau. Gracias por enseñarme que aún quedan ciudades 100 % auténticas y sin ningún filtro puesto para agradar a los turistas. Chisinau es ejemplo de autoaceptación.

”Soy así y si no te gusto, no es necesario que vengas a verme”.