Hoy en día Marruecos y España comparten muchas cosas, siendo el primero uno de los destinos más preferidos de los ciudadanos españoles. Y es que, para ser claros, Marruecos es un diamante en bruto que tenemos a tiro de piedra. Volar de Barcelona a Marruecos te puede costar lo mismo que una cena en el Foster’s Hollywood. Puestos a escoger, yo opto de calle por la opción más enriquecedora y menos grasienta. Si aún no habéis pisado la monarquía norteafricana, no sé a qué estáis esperando

Marruecos ofrece un gigantesco abanico de destinos: Fès y la medina más grande del mundo, Marrakesh y la plaza de las mil y una noches, Casablanca y la mezquita más alta de África, el Rif y sus pueblos pesqueros, las dunas de Merzouga, la región de l’Oriental, Ifrane y sus pistas de esquí, Essaouira, Chefchaouen… Marruecos no se puede visitar ni en una, ni en dos, ni en tres veces. A Marruecos hay que ir como quien se ve Salvar al soldado Ryan una vez al año. 

Voy a hacer una línea de posts hablándoos de diferentes de estos lugares, desde los más turísticos, hasta los que menos flashes acaparan. Hoy toca hablar de uno de los lugares más únicos que podrás ver en Marruecos, un lugar que conocí en mis tradicionales navegaciones de mapas de las tres de la mañana, y no precisamente en una guía turística: La frontera de Marruecos y Argelia en la ciudad de Saïdia. 

No obstante, antes de ir al grano, un poco de contexto.

¿QUÉ SE CUECE ENTRE MARRUECOS Y ARGELIA?

Realmente pensaréis que qué es lo que tiene de especial una frontera, o sea, fronteras hay muchas, en Europa precisamente tenemos un máster en ese sentido, pero, ¿Por qué la frontera entre Marruecos y Argelia?. Pues por ejemplo en el hecho de que ambos países tienen las fronteras cerradas desde hace décadas. La frontera francoespañola es una línea invisible que se puede traspasar las veces que uno quiera. Entre Marruecos y Argelia no existe el tráfico terrestre, y eso, junto a la situación de enfrentamiento político que hay en el presente, consigue que la frontera entre ambas naciones adquiera un nivel más alto de peculiaridad. 

Argelia es la gran olvidada de España. Así como Marruecos nos lo sabemos de memoria, de Argelia no sabemos nada, salvo las siempre concepciones negativas, que ligan Argelia a un panorama bélico o a un caldo de cultivo de insurgentes yihadistas. Argelia, además, requiere visado para los españoles, por lo que viajar es mucho más complicado. Es una lástima, ya que Argel está casi igual de cerca de Palma de Mallorca que la capital balear de la misma Barcelona. Poco a poco, la nación más grande de África (después de la escisión de Sudán en Norte-Sur) se va abriendo al turismo, pero hay que entender que Argelia ha atravesado un período desconocido para Marruecos: una Guerra Civil (1991-2002), que dejó al país hecho un cristo. 

Otro apartado, que creo interesante para contextualizar el contenido que viene, es lo que ha provocado las malas relaciones entre ambos países. Resumidamente, Marruecos y Argelia están peleados por el Sáhara Occidental, una región invadida por la monarquía marroquí en 1975 (la Marcha Verde), pero cuya invasión no fue completada. En el este de esta región (ex colonia española) existe una organización que lucha por su completa independencia: el Polisario. Estos enemigos de la dinastía de los alauíes están ni más ni menos que financiados y apoyados por el gobierno argelino, deseoso de infligir un problema a Marruecos en una zona en la que Argelia posee grandes reservas petrolíferas. 

Situación en el Sáhara Occidental

SITUACIÓN DE SAÏDIA Y EL MIRADOR

Al grano que voy pues. El lugar del que os hablo es un lugar en el que ambos países se encuentran de una forma amigable a la par que propagandística, enseñando pecho. Cerca de la ciudad de Saïdia, la ciudad que yace más al noreste de Marruecos, existe una especie de mirador en la que uno puede saludarse e incluso hablar (gritando) con los del otro lado. Para un amante de las fronteras intensitas como yo, esto me parece un lugar increíble. 

Situación de Saïdia en Marruecos

SITUACIÓN DE LA FRONTERA ENTRE MARRUECOS Y ARGELIA EN SAÏDIA

Situación del mirador

EL MIRADOR

carretera antes del desvío a saïdia

Cercanías del mirador, que no falte la señal de ”peligro tráfico ovino”

frontera argelia marruecos

Lo que me resulta más curioso de todo esto, es la cercanía engañosa que se desprende del lugar. Estamos quizás a una veintena de metros del otro lado y, aunque paisajísticamente el otro lado sea idéntico, es otra realidad. A veinte metros tienen otra moneda, otro sistema educativo que les ha guiado bajo pretextos distintos, otro gobierno, otra historia reciente, otra forma de hablar, otros símbolos políticos. A veinte metros la concepción del Rey es inexistente. A veinte metros tienen frontera con Libia y aquí con Mauritania. Y podría estar todo el día soltando estas comparaciones, que no hacen más que alimentar mi pasión por estos sitios. 

familia argelina vista desde marruecos

Ni más ni menos que una familia argelina que vino para enseñar Marruecos a su hija. Nos saludamos con ellos en varias ocasiones. ¿Qué deben pensar los que nos miran desde el otro lado? ¿Qué falacias les habrán dicho de los marroquíes? ¿Miran a este lado con desprecio o con con fastidio por la división?

frontera marruecos y argelia en saïdia

Esta foto expresa mejor que ninguna otra el surrealismo de la situación y la cercanía que hay. Estos son Isabel y Sergi (aka. Chencho), mis dos compis de viaje, relajados y tomándose la situación de otra forma que un servidor, que estaba tan emocionado que tuve que ir a subir una especie de montículo para sacar treintamil fotos del lugar.

foso entre marreucos y argelia en saïdia

Este es el foso. Nada que ver con las fronteras europeas (bueno, Melilla y Ceuta las discutimos, y Hungría, y… Bueno, mejor que me calle). Aquí las fronteras se edifican con esmero. Concertinas, vallas de metal y un foso que, bueno, dudo que esté minado, eso sería ya otro nivel. Antes (y ahora también) era común el contrabandismo entre los dos países, siendo esta la excusa para el refuerzo de la línea divisoria. 

fortaleza argelina más allá de la frontera

Y bueno, después decidimos continuar hacia Oujda, mientras la frontera continuaba serpenteando territorio junto a la carretera, pudiéndose ver alguna fortaleza argelina, que me recuerda a las frotalezas egipcias que veía en la carretera que iba desde el aeropuerto de Eilat hasta la ciudad

¿CÓMO LLEGAR AL MIRADOR FRONTERIZO DE SAÏDIA?

Uno de los problemas de este lugar es, por supuesto, su localización, ya que está muy al noreste de Marruecos, lejos de los centros turísticos de Marrakech, Fès y Casablanca. No obstante sí que está cerca de otras ciudades como Nador (muy accesible para los españoles puesto que ofrece infinidad de vuelos baratos). Si os encontráis en el Rif, lo podéis contemplar y acompañarlo de una visita a la ciudad de Saïdia y a su playa. 

Para llegar os recomiendo alquilar un coche primordialmente. En caso de no poder / querer alquilar coche siempre se puede coger un Grand Taxi. Desde Nador hay unas dos horas de camino, por lo que calculo que el precio puede rondar entre 100-200 MAD como mucho. Lo mejor es siempre ir a un lugar donde se concentren los Grand Taxi y preguntar precios, hacer el típico amago de que no estoy de acuerdo con el precio y volver para cerrar otro trato después de que te insista el taxista. 

Eso es todo por esta parte, continuaremos con más artículos de nuestro precioso vecino sureño en breve 🙂